Venezuela, un país que ya está en crisis, se está preparando para la inminente pandemia de coronavirus.

Los precios de los alimentos han subido un 80% desde el cierre y el combustible ha sido racionado. Esto es inaudito en un país que tiene las mayores reservas de petróleo del mundo.

Las Naciones Unidas lo llaman uno de los países más vulnerables del mundo: con alta desnutrición, 1 de cada 5 hospitales no tiene agua y más del 70% de los médicos han emigrado.

Los casos oficiales de Covid-19 en el país son débiles, pero los médicos temen que si el virus se propaga, sería catastrófico.