El personal del hospital Saint-Pierre en Bruselas dio la espalda a la primera ministra belga, Sophie Wilmès, durante una visita oficial.

El gobierno belga ha sido criticado por su gestión de la pandemia de coronavirus y la alta tasa de mortalidad del país.

El primer ministro ya ha sugerido que Bélgica podría reportar en exceso el número real de casos.